El jamón de bellota 100% ibérico, aparte de ser el rey de los aperitivos y entremeses y casi de nuestra gastronomía española, es un alimento muy saludable incluido dentro de nuestra famosa, rica y sana dieta mediterránea.

Descubrámos todos sus beneficios de la mano de :

¿Cuáles son los beneficios del jamón ibérico?

Estamos hablando de una alimento absolutamente natural a diferencia de otros productos cárnicos procesados, y que además aporta vitaminas y proteínas, es cardiosaludable y aumenta el colesterol bueno y encima no es un producto engordante! Pocos alimentos ofrecen tantos beneficios!

Según ANICE (Asociación Nacional de Industrias de la Carne), “El Jamón es fuente de proteínas de alto valor biológico, aporta minerales y vitaminas indispensables para nuestro organismo, con un perfil lipídico equilibrado y moderado en calorías.

Por su alto contenido en vitamina B1, el jamón ayuda a reducir la ansiedad o el estrés.

Nuestro producto es además de todo esto, fácil de digerir, debido a la falta de colágeno tras su proceso de maduración y la acción de proteasas (enzimas que rompen los enlaces peptídicos de las proteínas.) así, nuestro sistema digestivo puede asimilar los aminoácidos más fácilmente.

Definitivamente no hay lugar a duda de que el jamón de bellota 100% ibérico es un alimento absolutamente saludable que se puede incluir dentro de una dieta equilibrada.

Las propiedades nutricionales del jamón

La composición nutricional del jamón varía dependiendo de la raza, alimentación (en este caso hablamos de cerdos de bellota 100% ibéricos) y edad de los cerdos de los que procede.

El Jamón es una excelente fuente de proteínas, imprescindibles para el desarrollo muscular y contiene todos los aminoácidos esenciales. Si un adulto sano requiere de 40 a 60 g de proteínas al día, 150 g de Jamón cubrirían esas necesidades, aportando 45,75 g de proteínas.

Tiene una escasa cantidad de grasa, de las cuales más del 50% son mono y poliinsaturadas, destacando el ácido oleico como el mayoritario en la grasa del jamón (el mismo que el del aceite de oliva), conocido por sus efectos cardiosaludables y por facilitar la producción de HDL (el llamado “colesterol bueno”) y reducir el LDL (“el colesterol malo”.)

El jamón no tiene apenas hidratos de carbono y no es un producto engordante: 100 gramos de jamón aportan solamente unas 240 Kcal.

Destaca también su contenido en hierro, de manera que 100 g de jamón cubren alrededor del 18% de las recomendaciones diarias para niños y adultos, y entre un 12% y un 7,2% en mujeres y embarazadas. El hierro “hemo” del Jamón se caracteriza por su fácil absorción en el organismo (alta biodisponibilidad) en comparación con el hierro de origen vegetal, que es de más difícil asimilación.

Otros minerales presentes en el jamón son el zinc, potasio, calcio, de los que 100 g aportan el 5% de las ingestas diarias recomendadas, y el fósforo (del que puede aportar hasta 20% de las ingestas diarias recomendadas).

El jamón aporta cantidades notables de vitaminas, con especial importancia de las vitaminas del grupo B, especialmente en tiamina (B1), en riboflavina (B2), en piridoxina (B6) y en niacina (6,7 mg/100 g).

Por otro lado, contiene un 1,1% de sal, lo que debe ser tenido en cuenta por las personas con problemas de hipertensión.” Según estudios de ANICE.

En definitiva, el jamón de bellota 100% ibérico contiene:

  • Alto contenido de proteínas
  •  Fuente de fósforo.
  • Alto contenido de hierro.
  •  Fuente de zinc.
  • Alto contenido de vitamina B1.
  • Fuente de vitamina B2.
  • Alto contenido en vitamina B3.
  • Fuente de vitamina B6.

Proteínas

El jamón ibérico es una gran fuente proteica para nuestro organismo. Un adulto sano necesita de 40 a 60 gramos de proteínas diarias. Es por esto que un consumo de 150gr del mismo cubriría estas necesidades ya que aporta 45,75 g de proteínas.

Grasa

La grasa que tiene el jamón de bellota ibérico son ácidos insaturados y a este tipo de grasa se le atribuyen propiedades positivas sobre la protección del corazón.

La grasa monoinsaturada que contiene el jamón destaca por su alto índice de ácido oleico, que aparte de ser el principal componente del AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra), ayuda a protegernos contra enfermedades cardiovasculares. Esto es porque el consumo de jamón de bellota ibérico contribuye a aumentar el colesterol bueno y no el malo (el cual obstruye nuestras arterias).

Este tipo de grasa aparece en las piezas de jamón de alta calidad y se debe a una buena alimentación de los animales durante su vida (basada en bellota y frutos de la dehesa en periodo de montanera); las bellotas procedentes de encinas y alcornoques contienen un 60% de ácido oleico, tan beneficioso para nuestra salud.

Falsos mitos sobre el jamón

El jamón de bellota 100% ibérico no ayuda a reducir el colesterol. Ayudar a aumentar la cantidad de colesterol bueno, gracias a la calidad de su grasa y no hace que se incremente el colesterol malo, pero que no provoque un aumento no es lo mismo que decir que lo reduce.

Aunque tenga multitud de propiedades beneficiosas no hay que abusar en lo que se refiere a su consumo solo por contener estas bondades. La ración recomendable diaria a consumir por una persona adulta es de aproximadamente 50 gr. al día.

Elige comer sano y llevar una dieta equilibrada. Además si estás a régimen el jamón de bellota 100% ibérico es una gran alternativa para darles a tus platos un toque de sabor muy especial. Te recomendamos melón con jamón, guisantes con taquitos de jamón o alcachofas a la plancha con virutas jamón ibérico

0