El día 25 de enero de 2013 el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente hizo públicas las premisas sobre las que se sustentará el  Proyecto de Modificación de la Norma de Calidad del Ibérico.

El Ministerio consciente de las dificultades que está sufriendo el sector ha intentado concentrar en este Proyecto las demandas que se han hecho a lo largo de estos meses por todas las partes implicadas.

Se pretende con esta nueva Norma mejorar la información al consumidor, simplificando la normativa existente en este aspecto y aumentando los sistemas de control.

También trata de potenciar la raza ibérica para garantizar su conservación y su sistema productivo asociado.

 

En definitiva, los aspectos fundamentales de la norma se pueden resumir en estos puntos:

 

Venta y etiquetado:

– reducción de las denominaciones de venta, pasando de las 8 actuales a únicamente 3 (“bellota”, “cebo de campo” y “cebo”) y acompañadas de la mención “100% ibérico” o “ibérico”, según la pureza racial. Se deberá  indicar claramente el porcentaje de ibérico para que el consumidor sea consciente de lo que compra y consume.   

– etiquetado claro: junto a la marca comercial indicar de forma clara y en el mismo campo visual la denominación de venta y la pureza racial del animal.

– no utilizar una marca, logotipo, símbolo o demás que pudiera inducir a error con la denominación de venta. Se evitará así la información distorsionada como ocurría anteriormente (como por ejemplo “ibérico de cebo puro de bellota”).

 

Producción y conservación de la raza ibérica:

– Menor número de cabezas de ganado en las dehesas, para los animales que se alimenten de bellota;  y para animales destinados a cebo, incremento de la superficie mínima exigida por animal, siempre en pro de mejorar las condiciones y el bienestar de los animales.

– garantizar la conservación de la raza ibérica, controlando la genética de los animales reproductores.

– ajustar el número de días requeridos para la elaboración de los productos, del peso de las piezas elaboradas y de los animales al sacrificio para mejorar la calidad de los productos obtenidos.

– mayores sistemas de control y de trazabilidad para garantizar la calidad de los productos, con la participación activa de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

 

Todo esto se verá definido cuando la norma sea aprobada definitivamente por el Consejo de Ministros.