Históricamente siempre han existidos prejuicios contra la carne de cerdo, ya que como todos sabemos contiene mucha grasa. Sin embargo, recientes estudios cada vez aportan más ventajas saludables a este producto, en el caso del cerdo 100% ibérico.

De hecho, aunque la grasa de cerdo aparece en las tablas de composición de alimentos con una elevada cantidad de ácidos grasos insaturados, en el caso del cerdo 100% ibérico y debido a sus particulares condiciones genéticas y de crianza, su composición en ácidos grasos es tan alta que el catedrático Grande Coiván se refirió a este animal como "un olivo con patas".

Y es que entre los ácidos grasos mono insaturados que contiene destaca el ácido oleico, que es el componente habitual del aceite de oliva. Además, entre otras propiedades, el jamón ibérico de bellota contiene gran cantidad de hierro, calcio y vitamina D, que son fundamentales para el crecimiento y fortalecimiento de los huesos.

Sin ir más lejos, su alto contenido en hierro podría ayudar a mejorar la calidad de nuestros huesos, como demuestran varios estudios, uno de la Universidad de Utah, EEUU y otro por el Hospital de Northwick Park, UK; fundamental para la prevención de la osteoporosis en mujeres.

Por otra parte, el consumo de carne en grandes cantidades por otra parte está directamente asociado a la gota. Sin embargo, el ácido úrico, conocido como detonante de la enfermedad coloquialmente denominada gota, es apenas inexistente en el jamón 100% ibérico de bellota; la carne del cerdo pertenece al grupo de carnes con menor índice de bases púricas, esas sustancias que dan lugar a padecer gota. Diferentes estudios e investigaciones en los últimos años han demostrado que el consumo moderado de jamón100% ibérico de bellota reduce los niveles de colesterol, y ayuda al sistema arterial y cardiovascular. Asimismo, el consumo de jamón 100% ibérico de bellota es perfecto para reducir lípidos plasmáticos.

Es muy importante destacar que el jamón 100% ibérico de bellota, criado en montanera, es el que tiene un mayor porcentaje de ácidos grasos insaturados, con todos los beneficios que eso implica asociados a nuestra salud. De hecho, según un estudio de la Universidad de Badajoz, aparte del aceite de oliva, está entre los alimentos con más contenido en ácido oleico.

Este animal se alimenta fundamentalmente de bellotas -con tasas de ácido oleico superiores al 65 por ciento-, así como de hierbas y raíces de la dehesa, lo que puede incorporar además sustancias antioxidantes. Estas condiciones contribuyen a que su grasa sea rica en este ácido, sobre todo su jamón que llega a porcentajes de hasta el 59%. Además, el cerdo 100% ibérico vive libremente en el campo, por lo que realiza mucho más ejercicio que los recluidos en cebaderos, lo que incide en que el contenido de colesterol de su carne no sea excesivo.

 El jamón 100% ibérico de bellota es por tanto beneficioso para la salud cardiovascular, ya que según varios estudios los ácidos grasos mono insaturados que contiene ayudan a disminuir los niveles de colesterol, reduciendo el riesgo de sufrir patologías de este tipo.