Andalucía nos ofrece un sinnúmero de posibilidades vacacionales, pero entre todas las provincias andaluzas hemos elegido una que a nuestro juicio reúne un atractivo especial para dedicarle una semanita de nuestras merecidas vacaciones: estamos hablando de Cádiz. Una provincia relativamente pequeña y con muy buenas comunicaciones, lo que nos permitirá hacer planes variadísimos sin tener que hacer grandes desplazamientos, además de ofrecer una gran gama de planes para todos los miembros de la familia.

Nuestra propuesta: instálese en la playa, preferiblemente en la zona entre Sanlúcar de Barrameda y el Puerto de Santa María, donde encontraremos gran número de urbanizaciones a pie de playa. Pero no nos vamos a conformar con el plan playero, vamos a descubrir la provincia relajadamente, haciendo excursiones cortas que nos permitan pasar la tarde o la mañana en la playa. En Cádiz, todo está muy cerca y nos permitirá completar el día de la formas más variopintas.

Nuestra primera excursión debe ser a la ciudad de Cádiz, la capital de la provincia, que merece una visita obligada. Podemos llegar en coche o en barco, desde el Puerto de Santa María, cruzando la bahía, un paseo marino muy agradable.

Si empezamos temprano, nada como iniciar el día con unos buenos churros recién hechos, los puestos junto al mercado ofrecen los clásicos "cartuchos" de papel: ¡deliciosos!. Si queremos sentarnos más tranquilos, quizá la cafetería "La Marina" en la plaza de las flores, sea una buena opción. Ya bien desayunados nos perderemos por el casco histórico: se trata simplemente de callejear sin rumbo, un turismo relajado, que nos acabará llevando siempre al borde del mar. No dejen de subir a la Torre de Poniente de la Catedral, desde donde las vistas de la ciudad son impresionantes. Y para comer, nada más típico que acercarse a un "freidor" y tomarse un buen pescaíto frito en su papelón: puntillitas, choquitos, cazón… fresco y riquísimo, a un precio muy asequible.

Otro paseo espectacular nos llevará por el malecón gaditano, el Campo del Sur, hasta la playa de la Victoria y si queremos continuar, hasta la de Cortadura, rodeando toda la ciudad. Si hemos hecho nuestra excursión por la tarde, para rematar nada como tomar un tinto de verano y un buen plato de jamón ibérico de bellota en un chiringuito playero, viendo el atardecer.

Vamos a por la segunda parada: Jerez de la Frontera, cuna del vino y del caballo. Y qué mejor forma de sumergirse en la cultura del vino de Jerez que visitando una de sus históricas bodegas. Para ello recomendamos la visita a la Bodega González Byass, que nos ofrece un recorrido fascinante por la historia del vino de esta tierra. La visita resulta interesante y amena, y suele incluir una divertida cata de vinos para poder poner en práctica lo aprendido…

Si nos divierte más el tema ecuestre, Jerez nos ofrece dos espectáculos de gran prestigio a nivel internacional, por un lado "Cómo bailan los caballos andaluces" en la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre y por otro el de la Yeguada de la Cartuja.

Y pasamos a nuestro siguiente destino: Sanlúcar de Barrameda, ubicada en el margen izquierdo de la desembocadura del Guadalquivir y frente al parque nacional de Doñana. Si vamos en Agosto, es fundamental averiguar si hay carreras de caballos: el espectáculo de los caballos corriendo por la playa al atardecer es algo que no olvidarán. Pero si no las hay, no dejen de acercarse a dar un paseo al atardecer y ver la puesta de sol en la playa, con el Coto de Doñana al fondo, para terminar con una deliciosa cena en Bajo de Guía a base de los famosísimos langostinos sanluqueños, acompañados de unas copitas de manzanilla (no se les ocurra pedir "fino" en Sanlúcar"!). También es posible visitar por la mañana el Parque Nacional de Doñana, partiendo en barco desde Sanlúcar. Aunque nos llevará prácticamente toda la mañana, merece la pena.

Y seguimos dándole más ideas, Cádiz es increíble! Ahora visitaremos la zona de Medina Sidonia y Vejer. Esta excursión bien merece un día completo. Por la mañana recomendamos el espectáculo "A campo abierto", en la finca "Torrestrella" de Álvaro Domecq, para conocer un poco más sobre el toro bravo.
Por la tarde, le aconsejamos dar un paseo por el precioso pueblo de Vejer de la Frontera, callecitas estrechas y arquitectura de influencia árabe, le dan un encanto especial. Y si prefieren rematar con playa: "El Palmar", playa semi virgen de arena blanca y fina.

Otra preciosa excursión es la de los Pueblos Blancos, situados entre los parques naturales de la Sierra de Grazalema y los Alcornocales: casi 20 pueblos con casas encaladas dispersos en un paisaje de montaña, con frondosa vegetación. No se pierda Arcos de la Frontera, Setenil de las Bodegas, Zahara de la Sierra o Grazalema.

Nuestra última propuesta es acercarse a Tarifa a pasar el día. Para los amantes del windsurf y el kitesurf es parada obligada. Pero también nos ofrece una posibilidad fantástica para los niños: dese un paseo en barco en busca de delfines y ballenas por el Estrecho de Gibraltar. Las salidas se realizan en barco desde el puerto de Tarifa.

Y con todo esto comprenderán que si quieren pasar sus vacaciones en Andalucía, Cádiz es un destino a analizar: ¡no se podrán aburrir!