¿Por qué se revuelcan los cerdos en el barro?

Cerdo, marrano, gorrino, puerco, guarro son los diferentes términos que se utilizan comúnmente para referirnos a nuestro animal. Todos ellos tienen connotaciones negativas por el hecho que les encanta estar en el barro. Desde que somos pequeños, tenemos la idea de un cerdo con la cola enrollada y dentro del barro.

Les gusta jugar, bañarse, tumbarse, descansar en el barro y les ha dado una mala fama, totalmente inmerecida. En realidad por su genética no les queda más remedio que bañarse.

Generalmente los animales disponemos de glándulas sudoríparas que nos regulan la temperatura corporal. El cerdo, en cambio, no dispone de ellas, por lo que su forma de controlar su temperatura es mediante baños en el barro o el agua. Están en el mismo caso los hipopótamos que pasan buena parte de su tiempo en el agua.